El Subsecretario de Obras Públicas, Lucas Palacios, se trasladó hasta la ciudad de Copiapó para dar a conocer los resultados del estudio encargado con carácter de urgente a la Dirección de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Universidad Católica DICTUC para determinar el origen de los malos olores que afectan a seis establecimientos educacionales de la capital de la Región de Atacama.

“El informe establece que existen tratamientos inadecuados de materiales orgánicos, como la acumulación de grasas y aceites, sumado a la falta de ventilación en ciertos puntos de las instalaciones de los colegios y en su conexión con la red pública de alcantarillados, esto sumado a la falta de limpieza y malos procedimientos, desencadena en procesos biológicos de generación de malos olores y gases”, informó la autoridad del MOP luego de dar a conocer las conclusiones del informe técnico a las autoridades regionales y representantes de colegios y apoderados.

La autoridad del MOP explicó que esta es una situación que se puede subsanar en el corto plazo con un conjunto de acciones que se deben ejecutar. “En conjunto la Municipalidad de Copiapó, los colegios, la empresa sanitaria Aguas Chañar y la Superintendencia de Servicios Sanitarios SISS, deben desarrollar un conjunto de acciones como: obras, limpieza, verificación y control periódico sobre sus instalaciones y redes públicas” agregó el Subsecretario Lucas Palacios.

“Adicionalmente, para dar seguimiento y coordinar todas estas acciones que se deben ejecutar para garantizar el pronto regreso de los alumnos a sus establecimientos hemos creado una Mesa Técnica entre el Gobierno Regional, Municipalidad, Seremi de Obras Públicas, Educación, Salud y los representes de colegios, profesores y apoderados para resolver esta situación en los plazos más cortos posibles”, destacó la autoridad del MOP.

Por su parte el Intendente, Patricio Urquieta, señaló, “desde el Gobierno estamos colaborando activamente con la solución. Se contrató un informe de expertos independientes, que nos dio un diagnóstico y un plan de acción que fue dado a conocer hoy. Ese plan tiene tres actores principales, el Municipio, Aguas Nuevas y la Superintendencia de Servicios Sanitarios, pero además desde el Gobierno estaremos apoyando la mejor gestión de las soluciones propuestas por los técnicos. Queremos que la comunidad educativa pueda retomar sus actividades con normalidad y seguridad lo antes posible”.

El informe fue desarrollado por el DICTUC en un plazo de un mes aproximadamente y fue posible gracias a un convenio de colaboración entre el Ministerio de Obras Públicas y la Municipalidad de Copiapó que representó una inversión cercana los 20 millones de pesos.

Durante el encuentro que se realizó en el edificio de la Seremi de Obras Públicas en Copiapó participaron el Intendente de la Región de Atacama Patricio Urquieta; el Alcalde de Copiapó, Marcos López; la Seremi de Educación, Silvia Álvarez, el Seremi de Salud, Bastián Hermosilla y el Seremi del MOP, Alfredo Campbell, además, de representantes de colegios, profesores y centros de padres y apoderados de las instituciones involucradas.