Para el segundo semestre de 2020 está programado el inicio de la construcción del proyecto Santo Domingo, ligado a la minera canadiense Capstone y ubicado en la Región de Atacama.

Así lo confirma el CEO de la norteamericana, Darren M. Pylot, en su primera entrevista con medios nacionales, quien adelanta que también se encuentran buscando nuevos socios que ingresen a la propiedad del proyecto valorado en unos US$ 1.500 millones.

Esto, porque la estatal Coreana Kores estaría evaluando poner a la venta su propiedad en la iniciativa, que representa el 30% de minera. A ello, adelanta Pylot, se suman conversaciones con mineras locales para enajenar hasta el 50% del total del proyecto, operación que se cerrará a más tardar en julio.

“Hemos tenido un proceso bastante exitoso en la obtención de los permisos locales y nacionales, así como en particular de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) que está lista. El único permiso pendiente es el plan de cierre, que esperamos tener a fin de año y con eso está todo listo para iniciar la construcción”, explica Pylot.

De hecho, el ejecutivo destaca las condiciones que encontraron en Chile y asegura que “Capstone opera en Canadá, México, y Estados Unidos, sin embargo, no he visto mayor certeza de la que acá en Chile y las reglas que ha puesto el gobierno al proyecto todas se han cumplido”.

Tras despejar esas variables, se centrarán en la obtención de los recursos, los cuales se completarán con un proyect finance del 50% de los US$ 1.500 millones. La otra mitad provendrá de una sociedad entre Capstone y el socio que entre a la propiedad.

Consultado por las razones detrás de la reactivación de la iniciativa, el primer proyecto greenfield desde Cerro Negro, Pylot comenta que los dos principales factores que influyeron son la caída en los precios de la energía y el optimismo que existe respecto al precio del cobre.

Con todo, se espera que la mina entre en operación en octubre de 2022, con una producción en régimen de 200 mil toneladas de concentrado de cobre y 4 millones de concentrado de hierro y con una vida útil de 18,5 años.

Pero además, la iniciativa cuenta con importantes créditos en oro y se está evaluando la opción de producir cobalto. “Extraer este mineral es muy intensivo en capital, pero somos optimistas con las pruebas preliminares que tenemos respecto a que lo podemos hacer a un precio competitivo, para eso estamos en pruebas iniciales, que pasarán a una ingeniería conceptual y después hay que detallar el proyecto”, resume Pylot.

Junto con esto, Capstone se encuentra realizando otras exploraciones en Chile, precisamente en la ciudad de Ovalle.

(Economía y Negocios online)