Este martes 26 de marzo, la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) aprobó el Programa de Cumplimiento (PDC) presentado en 2018 por CAP Minería para sus operaciones en el Valle del Huasco, lo que implica inversiones cercanas a los US$37 millones por parte de la empresa y contempla un centenar de medidas específicas, las cuales ya comenzaron a ejecutarse.

Este programa, que ya cuenta con un importante estado de avance, establece acciones que buscan mitigar los efectos medioambientales de las operaciones de la firma, sumándose otras iniciativas de mejoramiento ambiental planificadas con antelación, y que forman parte del compromiso de una nueva etapa de CAP Minería, como es el caso del segundo precipitador electroestático en Planta de Pellets, que permitirá continuar reduciendo las emisiones en la zona.

Al respecto, el gerente general de CAP Minería, Carlos Pineda, señaló que “valoramos la decisión de la autoridad ambiental, ya que presentamos un programa sólido, con un alto grado de responsabilidad, reforzando así el compromiso de la compañía y sus trabajadores por el desarrollo sostenible de la provincia de Huasco y la región de Atacama”.

Asimismo, el ejecutivo destacó que “CAP Minería tiene 60 años de historia y nuestro compromiso con la región hoy es más firme que nunca, con un renovado propósito para asegurarle a todos -accionistas, trabajadores, comunidades, autoridades y colaboradores- que estamos construyendo una nueva forma de hacer minería para el desarrollo sostenible del territorio y sus habitantes”.

En línea con el compromiso medioambiental, la empresa hizo especial hincapié en los procesos de operación ya modificados, como la instalación de paneles de protección en las canchas de acopio, la pavimentación de caminos y el lavado de ruedas de vehículos al interior de Planta de Pellets, el cierre y lavado de los vagones del tren, la limpieza permanente de la vía férrea y la soldadura de rieles, entre otros.

Dentro de las iniciativas más significativas que solicitó la SMA para este Programa de Cumplimiento, se encuentra el cese en el mediano plazo de la disposición de relave en ensenada Chapaco y pasar a un depósito en tierra del mismo. En este escenario, la compañía se encuentra estudiando alternativas para presentar a evaluación ambiental ante la autoridad competente.