El Informe de Política Monetaria (IPoM) del Consejo del Banco Central de Chile correspondiente a diciembre de  2018 y publicado hoy estimó un crecimiento de 4% para la actividad económica de este año y mantuvo los rangos de crecimiento proyectados en 3,25 a 4,25% para 2019 y 2,75 a 3,75% para 2020. También anticipó que la inflación total y la subyacente convergerán a 3% antes del fin del horizonte de política que es de dos años.
El Informe, disponible en el sitio web institucional, señala que la fuerte baja en los precios de los combustibles reduce la inflación del IPC proyectada para este año y el próximo, con lo que cerrará los años 2018 y 2019 algo por debajo de 3%, nivel en el que se ubicará hacia el año 2020, una vez que estos efectos se desvanezcan.
Agrega que la inflación de los componentes de la canasta más sensibles a la brecha de actividad, que son los servicios y los bienes no transables ha crecido sostenidamente en el curso de este año, en línea con la recuperación del ritmo de crecimiento que se inició hace más de un año lo que, unido al cambio a un base de comparación menos exigente,
elevarán la inflación subyacente –IPC sin alimentos y energía—en los próximos meses.

El IPoM consigna que la recuperación de la actividad tuvo una pausa en el tercer trimestre, producto de factores particulares que afectaron a la minería y a la industria. En el caso de la minería, incidieron dificultades operativas en algunas faenas y en el de la industria, el efecto significativo y superior a lo previsto de la combinación de días
feriados de septiembre.

Al mismo tiempo, señala que “Los datos parciales del cuarto trimestre indican que se ha reanudado el proceso de cierre de la brecha de actividad, lo que se apoya en factores como la evolución efectiva y prevista del gasto, en particular de la inversión”, y agrega que los datos sectoriales de octubre confirman la transitoriedad del efecto calendario que hubo en la industria.
Respecto de la proyección de crecimiento para los dos años venideros, el Informe anticipa para el gasto una composición algo distinta que en los años previos, con una mayor expansión de la inversión y algo menor del consumo.
Para el caso de la inversión dice que “varios antecedentes llevan a prever un crecimiento bastante superior al considerado en septiembre”. Para el 2019, el crecimiento de la Formación Bruta de Capital Fijo se eleva desde 4,5% estimado en el IPoM de septiembre a 6% en este Informe, mientras que para el año 2020 se mantienen cifras del orden de 4%. Dichos antecedentes incluyen la reciente actualización del catastro de inversiones de la CBC, que incorporó algunos proyectos mineros de mayor envergadura.

El Informe proyecta que el consumo volverá a crecer a tasas acordes con el PIB, lo que se apoya en el crecimiento que muestra la masa salarial. A esto se añade que las importaciones de bienes de consumo siguen elevadas.

Mercado laboral
Respecto del mercado laboral se evalúa que el rezago del empleo respecto de la actividad es menor al que se había considerado anteriormente. Esto, porque al considerar el impacto del significativo flujo migratorio, el crecimiento del empleo registrado desde el 2016 ha sido mayor que lo informado por las encuestas. Ello se agrega a la revisión al alza de los índices de remuneraciones que calcula el INE.