Cada año el Diccionario Oxford elige una palabra que refleje el espíritu de lo vivido en el año, las preocupaciones, el ambiente o el estado de ánimo global predominante durante ese período de tiempo. Según la entidad, el concepto de 2018 año fue “tóxico” debido a su amplio rango de aplicación, que permitió que fuera utilizado para diversos temas que fueron comentados durante los últimos 12 meses.

El diccionario reveló que la búsqueda de esta palabra en su página web aumentó en un 45% respecto al año anterior, utilizándose en contextos muy diferentes, que usaban la palabra en su sentido literal o metafórico. El top 10 de búsquedas va acompañado de los siguientes términos: químico, masculinidad, sustancia, gas, ambiente, relación, cultura, residuos, algas y aire.

La institución explicó que la palabra que encabeza esta lista es químico, debido a la relevancia mundial que tuvo el caso de envenenamiento por agentes nerviosos a un ex oficial de inteligencia ruso y su hija en el Reino Unido, noticia que fue seguida por todo el mundo y que generó un debate respecto al acceso a reservas químicas.

Asimismo, la entidad aseguró que las palabras que acompañan a “tóxico” y que hacen un uso literal del concepto (sustancias, gases y desechos), se deberían a los huracanes que azotaron a los Estados Unidos y que habrían generado una propagación de desechos tóxicos, y también a las movilizaciones contra empresas que queman sus residuos venenosos, liberando al medio ambiente gases tóxicos.

Además, la calidad del aire atrajo la atención mundial en octubre de este año, cuando la Organización Mundial de la Salud publicó un informe acerca de este tema. En él se denominó la contaminación como “aire tóxico”, y la cobertura mediática mundial acuñó el mismo término, lo que estableció la asociación de toxicidad y la mala calidad del aire en el léxico. De esta misma manera, un debate sobre el desastre de “algas tóxicas” que se generó en Florida consolidó el uso del término, que quedó en noveno lugar de la lista.

Por otro lado, la palabra fue utilizada también en un sentido metafórico a lo largo del año, describiendo ambientes laborales perniciosos, relaciones afectivas dañinas, e incluso una “masculinidad tóxica”, asociación que surgió de la mano del movimiento feminista #MeToo en relación a los abusos sexuales ocurridos en la industria del cine.

Un dato freak del adjetivo “tóxico” es que viene del latín “toxicum”, que significa veneno, y cuyo origen proviene del griego “toxikon pharmakon”, un veneno letal que se untaba en la punta de las flechas. Sin embargo, el término adquirido no fue pharmakon (veneno) sino toxikon, que viene de la palabra griega para “arco” (toxon).

Otras palabras que quedaron como finalistas de “la palabra del año” fueron: “sobreturismo”, que hace referencia al exceso de visitantes en ciertos lugares y que termina generando un daño al mismo y a la población que lo rodea, y “orbitar”, que alude a la acción de abandonar de forma brusca la comunicación directa con alguien, mientras se continúa monitoreando -y a veces respondiendo- su actividad en las redes sociales.

Fuente: Emol.com – https://www.emol.com/noticias/Espectaculos/2018/11/19/927868/Toxico-es-elegido-como-el-termino-del-ano-por-el-diccionario-de-Oxford.html