Más críticas que elogios ha recibido la nueva Ley de Convivencia Vial (21.088), principalmente por grupos de ciclistas, quienes manifiestan no sentirse seguros transitando por las calzadas junto a automovilistas. Esto, dado que no pueden utilizar las veredas en caso de que no existan ciclovías. Pero también ha generado debate el uso de casco protector. Si bien es una exigencia decretada en la Ley de Tránsito (18.290), la nueva normativa comenzará a sancionar, con hasta $48.160 (1 UTM), a aquellas personas que no lo porten.

Ciclistas ponen en duda su eficacia mientras Gobierno defiende su uso 328 Convivencia vial: Conaset pide a Carabineros “fiscalizar de forma adecuada” uso de chaleco reflectante en ciclistas 23.

Al respecto, la ministra de Transportes, Gloria Hutt, comenta que “el uso de los elementos de seguridad es responsabilidad de quien conduce (…) al ser Ley de Tránsito, quien fiscaliza el uso de los elementos es Carabineros o inspectores municipales en algunas de las infracciones, pero está bien especificado en la ley quién fiscaliza y las condiciones que hay que cumplir”.

Hay usuarios de bicicletas que ponen en duda su obligatoriedad y su efectividad ante accidentes. Como Daniela Suau, del colectivo Muévete: “El casco puede ser útil para ciertos accidentes individuales (pero) brinda protección sólo en caídas individuales a no más de 20k/h. No están diseñados para proporcionar protección adecuada ante un siniestro con automóviles que van a una velocidad superior, por lo tanto, en dicho escenario no salva la vida de un ciclista. Es por esto que su uso puede ser recomendable, no así obligatorio”.

Una visión distinta tiene el ciclista amateur Ramón Lizana, quien asegura que el casco le ha salvado la vida dos veces. Una, durante una competencia en Pichidegua tras caer a una zanja a unos 70 km/h. El artículo se quebró en nueve partes. Otra, cuando cayó sobre un lomo de toro terminando con una fractura de pelvis.

En esa oportunidad el casco se rompió en dos partes. “El casco debe ser obligatorio (…) uno gasta recursos en estar bien equipado, en una bicicleta bonita, pero en el casco trata de ahorrar dinero. Yo creo que debería ser al revés, invertir en un casco de buena marca, de buena calidad”, dice Lizana.

Según estima, un buen casco “parte de los $30.000 hasta los $200.000, y uno intermedio puede ser de $70.000, pero más que el monto, hay que dejarse asesorar por una persona que sepa al momento de comprar y no escatime esfuerzos en comprar uno de buena calidad”.

Por causa de la normativa, el subdirector de soluciones corporativas de la Universidad de Chile, Pablo Barberis, prevé que habrá “un aumento en la ventas de estos productos dada la mayor demanda por los nuevos consumidores de las bicicletas, por lo que el efecto será positivo para los proveedores”.

“Siempre hay sobre demanda ya que muchos comerciantes que no siempre venden estos productos aprovechan la oportunidad de importarlos para su venta, y puede darse incluso el efecto contrario, que haya sobre oferta y los precios después de un tiempo tiendan a la baja, como lo que ocurrió cuando se vendieron las chalecos reflectantes al aplicarse la ley para los automovilistas”, dice.

También, añade que “las empresas que comercializan este tipo de productos se preparan con los stock o inventarios con anticipación, por lo que cuando llegue el momento de vender tengan disponibilidad de productos sin mayor retrasos para el mercado y satisfacer la demanda”. $200.000 puede llegar a costar un buen casco.

En la tienda de accesorios para ciclistas “Bici Cosas” se prepararon varias semanas antes para enfrentar la situación. De hecho, “la venta de cascos ha crecido explosivamente estas últimas semanas. En el último mes (octubre) hemos vendido los mismos cascos que vendimos entre enero y mayo”, revela uno de sus socios, Pablo Carvajal.

Este local “se especializa en el ciclista urbano, precisamente para aquellos que ocupan la bicicleta todos los días como para ir a trabajar y por eso que el tema de la convivencia vial para nosotros ha sido foco desde mucho antes de que fuera ley”. Por su parte, Alejandro Miranda, service manager de Scott, ubicada en Mall Sport, asegura que “todos los accesorios que están ahora solicitando con el tema de la convivencia vial siempre han estado en el mercado, nosotros siempre en las tiendas tratamos de asesorar a los clientes sobre medidas de seguridad”.

Sin embargo, afirma que el crecimiento de las ventas “no se ha notado mucho”, agregando que “ojalá crezca más el mercado de accesorios, ojalá crezca todo el mercado de las bicicletas. Todas las ciudades desarrolladas del mundo tienen cultura ciclista, es el método de transporte más eficiente, más rápido y esperamos que siga creciendo”.

Fuente: Emol.com – https://www.emol.com/noticias/Economia/2018/11/15/927390/Mercado-del-casco-Precios-van-llegan-hasta-los-200-mil-y-preven-aumento-de-ventas-con-Ley-de-Convivencia-Vial.html