Por: Redacción 7D

Recordamos algunas historias y datos que quizás no conocía del puerto o que tal vez tenía olvidado. Con esta publicación esperamos ir calentando los motores de la celebración de un año más de vida.

Bahía de Chañaral y el paraíso para la pesca

  • “La bahía de Chañaral era un fantástico paraíso de la pesca antes que se estableciera la Andes Copper en el mineral de Potrerillos. Probablemente, en ningún otro punto del país habías bancos tan extensos de machas, tacas, erizos, ostiones, locos y choros de gran tamaño y en tan increíble número. Era tal la abundancia que se varaban en la playa con la braveza del mar o con la persecución de lobos y aves marinas igual como sucedía con los peces que planeaban la playa con sus cuerpos saltarines. Cuando partieron los trabajos mineros, los residuos se vaciaron al mar a través de un canal de 125 kms. de longitud y que depositaban el material en la bahía de Chañaral, convirtiendo este verdadero edén pesquero en un terrible cementerio de peces y mariscos”, Diario El Mercurio 1958.

 

El veterano de la Guerra del Pacífico que murió pobre y sin honores

  • El día 30 de junio de 1918, dejó de existir en el Hospital de La Caridad, llamado también Hospital de la Purísima, víctima de una parálisis cerebral, Estanislao Fariña Alvarado, de 58 años, antiguo sastre domiciliado en la calle Conchuelas de Chañaral. Su muerte pudo haber pasado inadvertida, pero se trataba del fallecimiento de un veterano de la Guerra del Pacífico, quien había alcanzado el grado de sargento en el aguerrido Regimiento Buin 1° de línea. Era increíble la pobreza que envolvía a tan distinguido combatiente y su familia. Este soldado como tantos otros veteranos, recibió “el pago de Chile”.   Para este ex combatiente, la beneficencia pública le tenía reservado apenas un saco para envolver su cadáver. “Este jergón -señaló el periódico el Progreso- es todo lo que se disponía para los desheredados de la fortuna. Por lo tanto, en el cementerio de Chañaral debería ser sepultado sin muchos trámites y en condiciones muy pocos dignas”.

 

La famosa actriz Sarah Bernhardt y el desaparecido Hotel Inglés

  • En Chañaral funcionó el famoso Hotel Inglés, todo un símbolo en el desarrollo histórico del puerto. Estaba ubicado en la calle Merino Jarpa y era una hermosa construcción de madera de dos pisos, dormitorios espaciosos y elegantes comedores, salas de billar, patios interiores, dependencias para lavar ropa y baños, entre otras. Sarah Bernhardt, había nacido en 1844. Años más tarde, en 1862, solo con 18 años, inicia su carrera que la lleva a la fama y a una posición que nunca tuvo otra actriz. En su paso por América del Sur, después de actuar en Valparaíso, se dirige en barco a Iquique, en este viaje por el litoral, la diva decidió bajar a tierra en el puerto de Chañaral y almorzó en los elegantes comedores de esta casa de hospedaje. Numerosos y elegantes caballeros de la sociedad chañaralina llegaron ante la gerencia del Hotel con la esperanza que les autorizaran para trabajar como garzones y así estar más cerca de la famosa dama, naturalmente que la respuesta fue negativa, sin embargo, circuló la leyenda de que un apuesto joven logró sobornar al garzón del lugar para atender a la actriz quien la habría dejado maravillada con su humor, cultura y modales.

 

Si llenáramos camiones con la arena contaminada, la fila daría 24 vueltas a la tierra

  • Como muchos saben, por 52 años fueron arrojados a la bahía de Chañaral más de 320 millones de toneladas de residuos sólidos mineros y unos 850 millones de toneladas de aguas servidas industriales. Cálculos indican que si todos los camiones que por estas cinco décadas vaciaron sus contenidos al océano pudieran ser puestos en una sola fila, uno pegado tras del otro, la longitud de la hilera sería tal que daría 24 veces la vuelta a la tierra por el círculo ecuatorial.

 

La otra irresponsabilidad en el criticado baño de Ricardo Lagos

  • Cuando el ex presidente Ricardo Lagos se bañó en Chañaral el 31 de diciembre de 2003, no solo tuvo escasa información del real estado ecológico y ambiental de la bahía, sino que él y su equipo de asesores, no tomaron ninguna consideración de seguridad ni estuvieron alertas del desempeño de las corrientes marinas, los fondos movedizos y el gran número de personas que han fallecido ahogadas en esa playa artificial. De hecho, el lugar no es apto para el baño y no contaba, en esa fecha, con salvavidas, situación que se agravó tras el aluvión de 2015. Apenas un buzo táctico custodiaba la seguridad de la principal autoridad del país en un piquero que dio la vuelta al mundo, pero que la gente de Chañaral no olvidará jamás.

 

El primer nombre artístico de Viviana del Fuego

  • Nuestra querida y respetada Viviana del Fuego no fue el primer nombre de fantasía que uso cuando comenzó a trabajar en la bohemia chañaralina. Antes de adquirir el apodo que le dio fama más allá de la comuna, era conocida en la noche de la calle Conchuela, como Fabiola, “cuando aún era una “chiquilla que daba mis primeros pasos en el ambiente”. Luego, en Taltal, en uno de sus míticos show de plumas y lentejuelas, la reina de la noche fue bautizada con el definitivo Viviana del Fuego, nombre que quedó grabado para siempre en la historia de Chañaral.

 

El chino que murió en el maremoto de 1922

  • El 10 de noviembre Chañaral padeció un terremoto seguido de un tsunami que destruyó la ciudad casi en su totalidad y que entorpeció el crecimiento que la ciudad venía experimentando desde mediados del siglo XIX. El sismo fue de 9 grados de intensidad en la escala de Mercalli y de magnitud 8.5 en la escala de Richter se produjo entre Antofagasta y Santiago en la noche de ese fatídico día. Treinta minutos después, un gran tsunami afectó las costas de Chañaral, Caldera y otras regiones del país. Los pobladores corrieron hacia la altura, a tientas por las calles debido a la oscuridad de la noche. Pese a los esfuerzos por sobrevivir, fallecieron unas 20 personas. El gobierno de Arturo Alessandri Palma encomendó a la Junta Central de Socorros para gestionar la ayuda, y una semana después del terremoto él, junto a otras autoridades y la Cruz Roja norteamericana, visitaron el lugar para evaluar los daños y entregar el auxilio. Hubo personas que fueron arrancadas por el oleaje del resto de su familia y jamás fueron encontrados y otros que se salvaron aferrados a lo que fuera. Una de las tantas historias de esa fecha aciaga, fue la que vivió en Chino Charles, quien atendía el restaurant donde comían los trabajadores que construían el muelle del puerto. El mar arrasó con todo y el cadáver del ciudadano asiático jamás fue encontrado. Su pérdida fue muy sentida, debido a que el Chino Charles era un tipo muy simpático, amable y educado, como la mayoría de los integrantes de la colonia China que habitaba la comuna.

 

La tomatera del día que se fundó la Municipalidad

  • El día 13 de septiembre de 1875, un decreto gubernamental autorizó la creación de la Municipalidad de Chañaral, asignándole las subdelegaciones de Taltal, Paposo y El Cobre. La noticia produjo una gran alegría en los habitantes del pueblo y los reclamos y protestas del municipio de Caldera, pues se reducía su territorio de manera importante. Se formó una comisión encargada de reunir fondos para las fiestas pública en la víspera de la instalación de la Municipalidad y fue designado como primer alcalde al señor Ezequiel Gaete. Los brindis duraron hasta las 3 de la mañana en la sede de los Artesanos y concluyeron en la madrugada en el Hotel del Norte. Cuenta la leyenda, que mientras los parroquianos alargaban la fiesta, se seguían descorchando damajuanas y las parrillas no paraban de humear, el alcalde Gaete, siguió trabajando para redactar las primeras ordenanzas de la recién creada municipalidad, todo un ejemplo para las autoridades actuales.

 

El día que Salvador Allende dijo que le había “salido salado” viajar a Chañaral

  • El 7 de marzo de 1972 el ex presidente Salvador Allende dio un discurso en la Plaza de Armas de Chañaral. En lo medular, el gobernante socialista, se comprometió a construir 300 casas sociales y a solucionar el problema del agua con la conexión entre Caldera y el puerto. Dijo que era esencial resolver el problema del “elemento vital”, no sólo por la calidad de vida de las personas, sino que para que los pobladores no abusaran del “tinto y el blanco”, en una clara advertencia al abuso del alcohol por parte de la población. En su estilo coloquial, Allende se excusó de no alcanzar a visitar El Salado y Pueblo Hundido (hoy Diego de Almagro), pero que el viaje “hasta acá igual me salió salado”, esto por el gasto que significaría la construcción de las viviendas en Chañaral y otras 300 más en los poblados mencionados.

 

El numeroso listado de diarios de Chañaral que ya no existen

  • La historia de la prensa escrita en el puerto de Chañaral se remonta al siglo XIX. El primer diario fundado se llamó La Voz de Chañaral y vio la luz el 4 de julio de 1875. Unos años después comenzó a derramar tinta La Razón y en 1879, en plena Guerra del Pacífico, El Liberal y más tarde La Justicia. Al poco tiempo se fundó El Desierto en 1884, el cual se editó hasta 1891, año de la revolución. Por esa época también circulaba una nueva edición de La Voz de Chañaral que sólo tuvo una duración de 21 ediciones. El 15 mayo de 1894 y en un tamaño similar a El Mercurio actual salió a los quioscos El Minero, editado por la Fundición Edwards. Este dato es interesante, pues El Minero fue publicado incluso antes que El Mercurio de Santiago, cuyo primer ejemplar vio la luz recién en 1900. No confundir con El Mercurio de Valparaíso que Agustín Edwards Mac-Clure fundó en 1827, el periódico más antiguo de Chile y de la lengua castellana. Tres años después se funda el Lábaro. Tabloide cuya presentación rezaba: “periódico literal, comercial y noticioso el cual duró hasta 1914, año en que comenzó la Primera Guerra Mundial”. Chañaral llegó al siglo XX con un futuro esperanzador. La prensa al igual que la economía del puerto bullía con fuerza. La Reacción, fundada el 27 de octubre de 1905, El Obrero (1903), El Deber (1904), El Progreso (1909) que duró hasta 1955, El Chañaral (1909) y La Tarde (1949) son algunos de los periódicos que daban color e informaciones al puerto. Este último diario es de especial importancia para el Semanario 7Días, pues Rafael Palma Zuñiga, abuelo del director de este medio, fue columnista, redactor y luego editor de esta publicación. Más adelante, en plena década de los 60, destacó el diario Noticias Chañaral que estuvo en circulación hasta el 30 de marzo 1972. “Luego de eso se entró en una completa oscuridad de la prensa escrita, producto de la dictadura que silenció todo. Hay un vació histórico y tremendo en ese periodo que solo fue alimentado culturalmente por algunas publicaciones menores y de carácter más bien individual”, señala el historiador Omar Monroy. Recién en junio de 1996 la prensa escrita vuelve a aparecer en las calles del pueblo con el periódico Presencia, fundado por el periodista y escritor Pedro Serazzi. Eso hasta que el 4 de noviembre de 2014, sale a la luz el Semanario 7Días en su versión on line, convirtiéndose en el primer diario electrónico de Chañaral.

 

Bonus track:

La historia del mensaje de aniversario de Chañaral escrito en el cerro

Hace años, cuando Chañaral se aprestaba a conmemorar su 150 aniversario, el comunicador social Samuel Maturana empezó una campaña radial para motivar a la gente, invitándolos a celebrar en grande el cumpleaños del puerto. Eran otros tiempos, cuando todo el pueblo participaba de la fiesta, se colgaban guirnaldas de los techos, se ponían adornos fuera de las casas, se confeccionaban monos de trapo y todo lo que la imaginación lograba crear. Las calles se cerraban temprano y cada barrio sacaba las mesas y se encendían las parrillas. Las candidatas a reina recorrían cada rincón de la ciudad presentándose y todos esperaban las 12 de la noche para cantar el vals de Chañaral, quizás la canción más importante para un chañaralino después del Himno Nacional. Era 26 de octubre y nadie quedaba indiferente.

En esa fecha, el todavía “Lolo”, Enzo Flores Rivera, su señora María Carmona, su hermana Nora, sus cuñados Juan (QEPD) e Iván, junto a Mario Flores, otro cuñado, su esposa Elizabeth, Carmona y varios otros familiares, entre sobrinos y primos, decidieron subir uno de los cerros de Chañaral, cerca de la Población Agua Potable que es lugar donde viven y escribieron un simple, pero emotivo mensaje: Chañaral 150 y que anuncia que el aniversario está cerca.

Sin saberlo, ese año comenzaron una tradición que ha perdurado hasta hoy y la cual asegura, “la continuarán mis hijas y nietos”, dice Enzo.

“Cuando se acerca el aniversario de Chañaral, compramos cal y subimos al cerro a pintar las piedras y a cambiar el número. Hay años que vamos con muchos familiares, pero en esta ocasión fuimos con mi señora y mi nieta Matilda. Lo hacemos también en honor a mi cuñado que falleció, porque hace 33 años atrás, el tuvo esta idea. Por eso, con mi señora nunca hemos fallado desde esa fecha”, agrega Enzo.