Por: Redacción 7D

Preocupados por el devenir económico y las magras ventas, el Grupo de Comerciantes del Centro de la Ciudad de Chañaral y la Corporación de Turismo Sustentable, han solicitado a la autoridad algunas medidas para enfrentar la situación “cítica”, sin embargo, dicen: “han sido ignorados”.

A través de una declaración pública, ambas instituciones declaran que “desde comienzos del mes de septiembre del presente año, se viene solicitando a las autoridades regionales la apertura momentánea del acceso a la ciudad de Chañaral en el punto Merino Jarpa con Ruta 5 Norte. Las conversaciones han sido directas con los consejeros regionales: Héctor Volta, Gabriel Mánquez y Javier Catillo, Intendente Francisco Sánchez, Sub Secretaria de Turismo Mónica Zalaquet, Seremi de Economía Manuel Nanjari. Sin embargo, hasta ahora hemos sido ignorados, absolutamente, en nuestras peticiones”.

Agregan que “la solicitud que se ha planteado es, abrir el paso de acceso por Merino Jarpa desde la Ruta 5 norte a la altura de antigua Copec, desde el mes de octubre de 2018 y que permanezca así hasta la solución final. Esto nos permitiría a todo el comercio, de todos los rubros, un respiro, ya que a la fecha, nuestras situaciones económicas individuales se han vuelto críticas”.

“Tenemos el referente comparativo del año 2016, (verano después del aluvión del 2015), en que se abrió dicho paso por la temporada de verano y eso fue notoriamente positivo, sin embargo, el año siguiente y hasta la fecha, ha permanecido cerrado por cerros de tierra que impiden el libre acceso a la ciudad, lo que está ocasionando estragos en la economía local, obligando a algunos comerciantes a cerrar sus locales, otros a ponerlos en venta, la situación es insostenible y demasiado crítica”.

Junto a ello, las organizaciones insisten en que “además de lo anteriormente expuesto, existe una problemática social y cultural que se ve afectada por dicho cierre, esto es, la comunidad de Chañaral tiene por cultura y tradición llevar a sus difuntos al cementerio en un cortejo fúnebre caminando, esto se ha visto afectado, ya que los deudos deben pasar por el puente mecano, “de emergencia” , hacemos la acotación que, este puente mecano sería momentáneo, pero a la fecha aún permanece como único vínculo que une la ruta 5 norte, lo que significa un alto tráfico que pone en riesgo vital a quienes transitan por dicho lugar , que no cuenta con berma y nada que permita paso de peatones, poniendo en peligro a quienes van con sus muertos al cementerio”.

Asimismo señalan que “el día domingo muchos familiares visitan a sus difuntos en el cementerio, como ha sido costumbre desde épocas remotas, lo hacen por Merino Jarpa, escalando los cerros de tierra para llegar directo al campo santo, pero allí han rodado, literalmente, personas mayores al pasar por ese dificultoso acceso”.

“Cómo es posible que a casi 4 años de ocurrido el aluvión del 2015 y luego el aluvión del 2017, no se haya avanzado en las obras de mitigación del cauce del río Salado, ni en la reposición del puente definitivo, tampoco en la recuperación de la carretera, único cordón que une al país”.

Del mismo modo de preguntan: “¿Será que la ciudad de Chañaral, tan rica en historia, patrimonio y cultura de nuestros antepasados, no es considerada por las autoridades? ¿Por qué este abandono hacia nuestra gente? ¿Dónde está la preocupación por la calidad de vida de sus habitantes?”.

Finalmente, sostienen que “cabe recordar que hace varios meses atrás, el entonces sub secretario de Obras Públicas Don Lucas Palacios, en una reunión en la gobernación Provincial de Chañaral, junto a otras autoridades, entre ellas la diputada Sofía Cid, se comprometió con 6 badenes para Diego de Almagro y 3 Puentes Mecanos para Chañaral. Al parecer fue una tomada de pelo, porque hasta ahora no hay ningún cambio. El Estado de Chile tiene una deuda histórica para con nuestro Puerto, por lo que debiera existir un compromiso mayor por mejorar la calidad de vida de esta comunidad”.