Por: Christian Palma @chripalma /Nostálgica

Desde el 16 de junio de 2018, y por el plazo de 10 meses, se extiende el plazo de vigencia de la declaración como Zona Afectada por Catástrofe, a las regiones de Atacama y Coquimbo por el evento hidrometeorológico, sistema de baja presión activa en el mes de mayo de 2017. El decreto 978, firmado por el presidente Sebastián Piñera, aparece publicado en la página web del Congreso Nacional con fecha del 27 de septiembre de este año.

La extensión fue establecida “mediante los decretos supremo N° 716 y N° 1.050, de 2017, para la aplicación de las medidas de excepción establecidas en la ley N° 16.282, así como de aquellas adoptadas y dispuestas por la autoridad bajo el imperio de dicha ley hasta esta fecha, para hacer frente a la emergencia surgida con motivo del evento hidrometeorológico denominado sistema de baja presión activa”.

El decreto señala además que “los intendentes regionales continuarán actuando como autoridad responsable de la coordinación y ejecución de los programas y acciones que el Gobierno ha determinado para las zonas afectadas, con las mismas facultades otorgadas por los decretos supremos N° 716 y N° 1.050, de 2017, pudiendo delegar o instruir la ejecución y coordinación de estas tareas, en otra u otras autoridades de los sectores que hubieran resultado afectados, especialmente al Ministerio de Obras Públicas y al Ministerio de Vivienda y Urbanismo, en relación con las labores de reconstrucción de la infraestructura amagada por la catástrofe”.

Para Jaime Vargas, martillero público y empresario, “esto traerá beneficios a las personas, es una tremenda tranquilidad para todos quiénes atraviesan momentos de aflicción económica y no pueden pagar sus deudas, este decreto es aplicable a la región de Atacama y Coquimbo y es oponible a cualquier tipo de cobranza”.

Añade que “Atacama no lo está pasando bien con la cesantía y me parece extraño que no haya sido titular por parte de las autoridades. De todas maneras es una noticia fabulosa por parte del Gobierno”.

La disposición recuerda que “en el mes de mayo de 2017, las regiones de Atacama y Coquimbo se vieron afectadas por un evento hidrometeorológico denominado sistema de baja presión activa, que producto de las abundantes lluvias, se produjeron alteraciones de los cursos normal de agua y desbordes de ríos hacia las localidades y ciudades de ambas regiones, inundaciones, derrumbes, aluviones de roca, entre otros, produciendo daños a las personas, caminos, puentes y viviendas”.

Agrega que “en atención a los graves daños que dicho fenómeno causó en las personas, bienes e infraestructura de las regiones, mediante decreto supremo N° 716, de 2017, del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, se declaró como zona afectada por catástrofe a las regiones de Atacama y Coquimbo”.

Junto a ello, dice que “los procesos inconclusos de mitigación y reconstrucción de las consecuencias de la catástrofe en ambas regiones, a la fecha del término de la vigencia del decreto supremo N° 716, motivaron la extensión por nueve meses de la vigencia de la declaración de zona afectada por catástrofe mediante el decreto supremo N° 1.050, de 2017, del Ministerio del Interior y Seguridad Pública”.

Otro dato relevantes que señala el decreto es que “a la fecha es necesario seguir ejecutando diversos programas y medidas dirigidas a enfrentar la reconstrucción y lograr rehabilitar y recuperar los sectores de ambas regiones que fueron afectados, pues aún persisten los efectos negativos de la catástrofe, siendo necesario realizar labores que permitan devolver a los habitantes de dichas localidades mayores y mejores estándares de urbanismo y construcción”.