Fuente: La Tercera

La noche del pasado sábado, la médico general Bárbara Rivas (28) fue detenida por Carabineros, sacada de su turno en la urgencia del Hospital de Chañaral y retenida durante dos horas en la comisaría local, en la Región de Atacama. Todo, por negarse a autorizar el traslado de una adolescente de un centro Sename hasta el Hospital Regional de Copiapó pues, en su condición profesional, no existían méritos para ello.

La joven relató a La Tercera que cerca de las 21 horas, mientras ejercía como jefa de turno en la urgencia, fue abordada de forma “prepotente” por un consejero técnico del tribunal de la comuna, quien le pidió visar el traslado en ambulancia de una niña de 12 años desde un centro del Sename, hasta el hospital regional. Un trayecto de dos horas.

 La niña, supuestamente, requería de la atención de un psiquiatra, “por mal comportamiento”, según la información que le proporcionó el consejero a la médico. “Le pregunté dónde estaba la orden judicial y la respuesta fue que no había, que la orden era verbal y que la tenía que acatar. Respondí que no haría nada sin la orden y me amenazó con llevarme detenida por desacato. En ese momento, pensé que no me dejaría amedrentar”, relató Rivas.

La médico de la U. Diego Portales, explica que a esa hora era la única profesional del área a cargo y que sólo disponía de tres ambulancias: “El autorizar el traslado, sin mayores antecedentes del estado de la niña, ya que no fueron proporcionados, era perder una ambulancia por lo menos durante cinco horas, en un contexto donde, además, el Hospital de Copiapó no tenía psiquiatra disponible”.

Rivas cuenta que la opción que le dio a la jueza que posteriormente se apersonó en el lugar “y que nunca se identificó de manera formal”, afirma, fue llevar a la niña hasta el recinto de Chañaral para evaluar su estado y eventual traslado. Y así se hizo.

“Conversé con la niña, me di el tiempo de hacerlo y vi que no tenía criterio de urgencia su traslado”, explica la profesional, quien, sostiene, ponderó su juicio médico y la situación de la menor antes de tomar la decisión.

Así, tras negarse a la solicitud, Rivas fue detenida por Carabineros y llevada hasta la Comisaría de Chañaral, donde estuvo retenida durante dos horas.

“Una niñita brillante”

La profesional relató el episodio en su página de Facebook, publicación que hasta hoy tenía casi 34 mil reacciones y más de seis mil comentarios. “Estoy impresionada por toda la gente que lo ha visto y emocionada por los comentarios”.

En la publicación, Rivas ahonda en las razones que la llevaron a negar el traslado la niña. “Después de hacerle la debida evaluación médica a S, de 12 años, y darme cuenta que es una niñita brillante, respetuosa, atenta, cariñosa, capaz de explicarme la situación, decido que no tiene un criterio médico de traslado, además de que en ese momento no había psiquiatra en Copiapó que la evaluara y sólo la iba a mandar a pasar hambre y frío a ese hospital”, indicó.

Asimismo agregó que “a ti, mi querida S, lamento no haberte podido defender con más fuerza, porque tu mayor “enfermedad” es haber nacido en el lugar equivocado, lamento que a tus papás se los hayan llevado las drogas, lamento que a tus 12 años tu preocupación sea que tu hermano no se vuelva un delincuente y no jugar, por que después de 10 minutos que conversamos me diste un abrazo…”.

El secretario general del Colegio Médico, José Miguel Bernucci, llegó a la zona hoy, para manifestar la “molestia” del gremio por la “falta de criterio del fiscal al llevarse detenida a la doctora, en un momento en que había un solo médico de turno, dejando sin protección a más de 13 mil habitantes de Chañaral”, dijo.

No obstante, Bernucci considera que se trató de una situación en la que “probablemente, faltó clarificar las posiciones que tenían tanto la jueza como la médica”.

Es por ello que durante esta jornada espera reunirse con ministros de la Corte de Apelaciones de Chañaral, para establecer protocolos para estas situaciones. “ Tenemos claro que la jueza tenía que defender a la niña, pero la estaba enviando a un hospital donde no había psiquiatra”, dijo Bernucci.

“Me sentí menoscabada, un poco humillada, y que lo que estaba viviendo era un poco injusto para todos. Actuaría del mismo modo, porque mi prioridad como médico de Chañaral es velar por el bien común de la población. Siento que hice lo correcto y lo volvería a hacer”, finalizó Rivas.