Por: Christian Palma

El invierno es inclemente en el Parque Nacional Nevado Tres Cruces –uno de las tres reservas de la Región de Atacama-. Este año, según los guías que operan en el lugar, se han registrado mínimas de hasta -20 grados y la nieve ha cortado en varias ocasiones los caminos. Sin embargo, al interior del refugio de alta montaña Maricunga, ubicado en la orilla de la Laguna Santa Rosa, a 3.800 metros sobre el nivel del mar (msnm), la vida transcurre apacible y sin prisa.

Ercio Mettifogo, dueño del tour operador Puna de Atacama y socio del Refugio Maricunga, lleva más de 20 años recorriendo la zona. Cada invierno, cuando los arribos al parque se restringen, el guía observaba que la laguna se congelaba. Averiguó y supo que la salinidad del agua es del 2%, ideal para su solidificación si la temperatura baja lo suficiente. “Y, como sabía patinar desde niño, me conseguí unas botas con filos de acero y logré deslizarme como si estuviera en alguna pista profesional o un país nórdico, cumplí mi sueño”, cuenta.

El operador turístico agrega que “esto es más que deslizarse en el hielo, pues pone en evidencia otra de las tantas actividades que se pueden realizar en este parque y que podría darle nuevos usos en invierno. Acá tenemos un refugio, que esté activo todo el año nos permite y obliga a crear nuevas opciones como el sky, racket o patinaje”.

Álvaro Donoso, otro de los guías que se “aísla” toda la temporada en Tres Cruces, también patinó en la laguna disfrutando de una nueva alternativa de entretención que ofrece el sector. “Unas turistas francesas lo intentaron, lo malo es que las botas no eran de su talla y no pudieron patinar bien, pero les encantó la idea”, agrega Mettifogo.

Santa Rosa es una de las tantas reservas de agua ubicadas al interior del Parque que se está convirtiendo en la “guarida” de los pocos, -pero en franco aumento- turistas que visitan una zona que ya muchos denominan “la capital sudamericana de montañismo”. La salinidad de estos verdaderos espejos de agua, “no permiten que todas se congelen, pero si hay lagunas suficientes para seguir buscando nuevas rutas, incluso a más altura”, sostiene el operador.

“Santa Rosa permanece congelada entre los meses de julio y agosto, pero hay años en que ya en junio se podría patinar, debido a que el hielo es bastante grueso”, coinciden los guías.

“No conozco de otros patinajes en una laguna tan alta en Chile. Esto nos permitiría innovar y potenciar el parque, pero no podemos olvidar que estamos en un lugar sensible. Algunos dirán que se puede dañar el medioambiente, pero yo pienso que más daño pueden hacer las compañías mineras si no toman todos los resguardos”, complementa Mettifogo.

La zona cuenta además con la más alta concentración de cumbres que superan los seis mil metros, tomando en cuenta que en toda Sudamérica hay más de 50 cimas por sobre esa altura y 16 de ellas están en este parque, incluyendo el mítico volcán Ojos del Salado, interminables salares, piscinas naturales con aguas termales, aves como flamencos y patos, junto a guanacos, vicuñas, zorros y lagartijas.

Para llegar se debe partir desde en Copiapó -ideal en un vehículo todo terreno- y tomar el camino internacional hacia Argentina. A 3.800 msnm está el Complejo Maricunga, el primer y único servicio de refugio de montaña habilitado en Tres Cruces y que debe su nombre al gran salar que se ubica en la zona y cuya particularidad es que es el más austral de Chile.