Por: Christian Palma

A partir de los años noventa, el Río Copiapó, que cruza la capital de la región de Atacama del mismo nombre, fue paulatinamente quedándose seco, situación que no solo afectó a diversas áreas productivas, sino que quitó buena parte de la calidad de vida a sus habitantes. Tal situación comenzó a cambiar a mediados de 2015, cuando su caudal fue aumentando gracias a un mejor escenario hídrico y a una gestión más eficiente del agua.

De hecho, el trabajo de la Junta de Vigilancia del Río Copiapó (JVRC) sumado a una cordillera con permafrost ha logrado que el Embalse Lautaro (construido en la década del 30) contenga una mayor cantidad de agua lo que ha aportado a la recuperación de la biodiversidad y mejorando el entorno de la ciudad.

Pero no es todo. La JVRC pretende usar este tranque –ubicado en la comuna de Tierra Amarilla y cuya capacidad es de 25.4 millones de m3- como un lugar para el desarrollo de deportes náuticos, algo inédito en este valle de Atacama.

“Gracias a las excelentes condiciones del clima, la cercanía, la naturaleza, el viento a favor y el siempre maravilloso sol en invierno, es que queremos desarrollar, en conjunto con otras organizaciones de la zona, la primera actividad náutica familiar: Embalse Lautaro, Región de Atacama”, explicó Cristián González, gerente genera de la JVRC.

El encuentro se realizará el domingo 5 de agosto y está pensado para todo tipo de deportistas, en especial los que practican kayak, canoa, windsurf, vela menor, paddle sup y optimis, entre otras opciones.

El presidente de la JVRC, Timothy Taffe, agregó que “la idea es hacer del Embalse Lautaro un espacio importante de desarrollo no solo para el riego y seguridad de la población, sino que también del turismo del valle para toda la comunidad, lo cual debe ser sustentable en el tiempo”.

La actividad se enmarca en el proyecto Lautaro 2.0, que busca edificar un nuevo embalse al interior del tranque madre, con una capacidad de 12 millones de metros cúbicos, lo que permitiría asegurar el riego de una temporada agrícola. Además de dar a conocer las ventajas climáticas que presenta esta región para el desarrollo del turismo, la atracción de visitantes a la zona y por sobre todo el cuidado e importancia del Río Copiapó como generador de vida.

Para la operadora turística, Yuviza Osorio, valoró la iniciativa pues “gracias a la planificación y gestión, ha mejorado el entorno de las aguas del Río Copiapó y sus afluentes. Esta actividad dará más vida y pone en valor el uso del embalse como actividad turística náutica”.

Esta primera cita, es convocada por la JVRC y en ella participan La Armada de Chile, el Club de Yates de Caldera, Corproa, Cowork, Escuela de Vela, Eze Kayak, Puna de Atacama, Ilustres Municipalidades de Tierra Amarilla y Copiapó.