Por: Diario Atacama

Va a ser RN, decía un Whatsapp enviado por el presidente de Renovación Nacional, Mario Desbordes, ayer en la tarde. Sin embargo y pese a la seguridad que le darían los 35.917 votos que obtuvo el partido en las últimas elecciones parlamentarias, en Santiago se están desarrollando las negociaciones para designar al nuevo intendente de Atacama. Cargo para el que la UDI, Evópoli y RN, ya presentaron sus nombres. Lo que se sabe es que será «intendente», porque ayer, afueras del edificio del Gobierno Regional se comentaba que la nueva autoridad podría ser hombre. Información que fue confirmada por los presidentes regionales de partidos. Así se espera que el nombre se conozca durante esta jornada, aunque podría aplazarse.

¿Razón personal?

La noche del martes la seremi de Gobierno, Sofía Ávalos, dijo sobre la renuncia de Berta Torres, que había sido por asuntos «personales».

Ayer el mismo argumento se escuchó y se repitió en un punto de prensa encabezado por el ahora intendente (s), Manuel Corrales, quien insistió en que la dimisión era por esa causa, pese a que el ministro del Interior y vicepresidente, Andrés Chadwick, comentara horas más tarde del martes que había razones de empoderamiento en el cargo.

Pese a los dichos de Corrales, el propio presidente regional de Renovación Nacional, Fernando Ghiglino, confirmó la tesis del secretario de Estado.

«En el fondo hay que ser realista, yo creo que esto más pasa por una pedida de renuncia, que una renuncia de la intendenta. Porque a la intendenta se le piden algunas condiciones, algunas cosas y ella, si no está de acuerdo, obviamente le dicen que deje el cargo», sinceró Ghiglino, quien apuntó a que «uno de los temas que se está manejando a nivel central es que los intendentes, los gobernadores, tengan alguna proyección política a futuro, ya sea en las próximas elecciones de gobernadores regionales, de parlamentarios».

El presidente de RN agregó que «quieren ir perfilando figuras. Entonces en esa base se pretende que la gente que tenga estos cargos tengan estas proyecciones y todos sabemos que la intendenta tomó una decisión de aceptar un cargo que no buscó». De hecho la propia ex autoridad había dejado en claro a los presidentes de los cuatro partidos de Chile Vamos que ella no iba a ser candidata en la elección de gobernadores de 2020, información que confirmó la presidenta de Evópoli Johanna Fernández: «Ella siempre dijo que no quería ser candidata a nada».

Así, Ghiglino abrió la puerta para que quien llegue a la intendencia, sea un candidato natural para las elecciones de gobernadores regionales de octubre de 2020. Consultado por esto, el RN respondió que «esa es la intención, que la gente que ostente cargos, no solamente intendentes, gobernadores; también sean personas que tengan proyecciones y los intereses de ir proyectándose políticamente».

El perfil

Dentro de las ternas hay candidatos que son actuales autoridades, otros que vienen del mundo privado, otros ligado a los gremios, características que no clarifican el panorama.

Sin embargo, ya se hizo presente que dentro de las cualidades que deberá tener la nueva autoridad, deberá tener proyección política, la que también se podría explotar en los más de dos años que quedan para las elecciones. Sin embargo hay una segunda cualidad que deberá tener quien asuma la administración del GORE, poder de unificación.

Es que luego de que se conocieran las acusaciones de falta de lealtad política, hechas por el senador de Renovación Nacional, Rafael Prohens, ayer el llamado del intendente (s), Manuel Corrales, fue a la unidad del sector.

«No tengo conocimiento yo de deslealtades políticas dentro de Chile Vamos, lo que sí llamar a la unidad, a la unidad de la centro derecha, necesitamos el respaldo de todos y tenemos que sumar a todos, para representar bien al Gobierno del Presidente Piñera», dijo Corrales, cuyo nombre se encontraría en una de las ternas presentadas por su partido, la Unión Demócrata Independiente y quien ayer dijo estar disponible para el cargo.

Fuentes políticas comentaron que este debe ser un punto clave en el perfil del designado presidencial. Dejando en evidencia la crisis al interior de la coalición

Parlamentarismo

En lo que coincidieron dos presidentes de partido, fue en que en Atacama e inclusive a nivel nacional habría un exceso de parlamentarismo.

Ghiglino también apuntó a la responsabilidad de los diputados en el retiro de la ex intendenta.

«Está existiendo en Chile un parlamentarismo que quiere mandar y hacer y deshacer las voluntades que puedan tener las regiones, en este momento si no es del agrado del parlamentario tal, no sirve el alcalde, no sirve el gobernador, no sirve el seremi, no sirve nada», acusó el RN. Consultado por la responsabilidad del diputado Nicolás Noman (UDI), Ghiglino dijo que «basta ver con las comunicaciones de prensa que han hecho algunos parlamentarios que no ha sido muy beneficiosa en nuestro sector, se han hecho comentarios contra la primera autoridad, a veces peleando más que nada por cargos políticos».

Esto haciendo alusión a la polémica tras el nombramiento de Luis Morales como director regional de la Subdere, cuando Noman dijo que a Torres le faltaba liderazgo para llevar temas claves de la región.

Gabinete

Crisis que no solo terminó con la salida de la intendenta, ya que podría salpicar al gabinete regional. El rumor sobre cambios de seremis nació minutos después de que se conociera la renuncia de Torres, por el propio presidente de la UDI, Juan Antonio Pérez.

Y si bien, ayer el intendente (s), dijo que la información entregada por el presidente de su partido no era cierta, una fuente del GORE y dos al interior de Chile Vamos, comentaron que serían por los menos cuatro los cambios de autoridad que se realizarían.