Por: Omar Monroy López

Las páginas de la historia están colmadas de recónditos sucesos. Uno de estos ignorados hechos, revestido de secretas confidencias, fue el duelo a muerte que sostuvo un nieto del legendario pionero del desierto, el audaz copiapino don Diego de Almeida Aracena i Zuleta. Me refiero a Baldomero Dublé Almeida, quien murió años después en la batalla de Chorrillos, ostentando el grado de teniente coronel de ejército.

Encontrándose a fines de 1864 en Valparaíso, y con 21 años de edad, el joven oficial disfrutaba de un solaz momento en un conocido local porteño, en el que compartían alegres marinos de una fragata de guerra francesa. Las copas, seguramente, llevó a un altanero oficial francés a proferir en público reiteradas ofensas al ejército chileno y a las mujeres chilenas, provocando el airado rechazo de Dublé Almeida, quien llevado por la impetuosidad desafió al impertinente extranjero a un duelo al viejo estilo de los hombres de mar: Un guante al rostro.

El duelo a muerte se efectuó horas después en alta mar, a pistola, y fuera del alcance de la policía marítima. El mortal reto se perpetró en una amplia chalupa, ubicándose los contendores en ambos extremos. Se acordó que el que muriese, se iba “a fondeo” con un trozo de hierro a los pies… lo que no se cumplió.

El oficial francés disparó el primer tiro, errando por centímetros, luego éste cayó de bruces con una certera bala en la frente. Ambos gritaron al mismo tiempo: “¡Así tira un francés!; ¡Así tira un chileno!”, exclamaciones propias de la tradición de la época.

Los padrinos militares, -chilenos y franceses-, que se hallaban en otra chalupa, recogieron el malogrado cadáver, trasladándolo al buque francés. El comandante de la nave ofreció asilo a Dublé Almeida, a lo que éste agradeció el gesto, pero no aceptó.

De regreso al puerto, un conmovido Dublé informó a su jefe lo acontecido. El barco de guerra francés zarpó de Valparaíso, comunicando reservadamente a las autoridades chilenas, “que no faltaba a bordo ninguno de sus oficiales o tripulantes”.