Por: Christian Palma

El fin de semana pasado, diversos comentarios aparecidos en redes sociales, alertaron a la comunidad y a las autoridades de la presencia masiva de jotes en el Paseo Costero como en la Plaza de Armas de Chañaral. Excrementos y la particularidad física de estas aves carroñeras, generaron todo tipo de opiniones.

Dentro de sus tareas de aseo, funcionarios municipales limpiaron en profundidad este lugar de esparcimiento, hecho que fue agradecido por la ciudadanía, pero es tal la cantidad de pájaros que eligieron los árboles de la plaza para descansar, que a las pocas horas estaba sucio nuevamente. Se decidió entonces podar los árboles más frondosos lo que, una vez más, generó comentarios, está vez más inclinados a las críticas, ante la opción de intervenir la escasa arboleda existente.

La acción se llevó a cabo el martes por la mañana, pero pasadas las 7 de la tarde, decenas de jotes volvieron a la plaza y, al no encontrar refugio, se agruparon como pudieron en las palmeras que conservaron más ramas. Otras aves desesperadas caminaban desorientadas por las veredas frente a la Iglesia. La solución no fue efectiva en una primera instancia.

Una fuente al interior de la Municipalidad informó hoy miércoles a este medio que la poda de árboles se hizo bajo la supervisión de diversas áreas como, por ejemplo, Operaciones y que incluso el jefe de Acción Sanitaria, de la Secretaria Ministerial de Salud, había dicho de manera extraoficial que “estaba esperando una denuncia de la ciudadanía para poder actuar, reclamo que llegó especialmente de la gente que vive cerca de la plaza”.

Sin embargo, hasta esta tarde, esta repartición no había sido notificada por la Municipalidad de la poda ni tampoco recibido reclamo alguno de la ciudadanía por ninguna de las vías dispuestas para ellas, lo que significa que toda labor de aseo ha sido responsabilidad de la sede edilicia.

“Joteras” en el basural

Luego de la poda, agregó la fuente municipal, funcionarios estuvieron hasta bien entrada la noche del martes buscando información en Internet para tomar medidas para ahuyentar a estas aves. “Los jotes que se posaban en calle Carrera se fueron a los árboles que dan hacia la Gobernación y Edificio Chañarcillo, por eso hemos buscado otras alternativas. Vimos algunas opciones como ultra sonido, sin embargo, lo más práctico es levantar una “jotera”, en el vertedero municipal, es decir, unas estructuras para ver si los cebamos y que no se vengan a la ciudad”, precisó la fuente.

Por otro lado, la poda de árboles también podría ser parte de las primeras acciones de un proyecto municipal para remodelar completamente la Plaza Manuel Antonio Matta o para velar por la seguridad de las personas tomando en cuenta la edad de algunos árboles, aunque este medio no ha logrado obtener información al respecto.

Manejo de basuras

Para el ecólogo marino de la Universidad de Antofagasta, Juan Avalos, “la proliferación de los jotes se debe al mal manejo de los residuos domiciliarios, sobre todo la basura que genera más olores como los pescados y las carnes. No es normal tanto jote, si hubiera un relleno sanitario no pasaría esto. En Chañaral, además, hay mucha basura desperdigada y eso hace que aumenten su población de una manera similar a las moscas. Que en el vertedero no esté tapada la basura genera focos de alimentación y, mientras más comida tienen, más nidadas tendrán en el año”, explica.

El experto chañaralino añade que “este aumento de jotes no debería afectar el equilibrio ecológico, de hecho es un aporte al ser un animal carroñero. Sin embargo, al haber tantos, están comiendo cualquier cosa como plásticos o cartones, por eso están tan a mal traer, con otro color y su cabeza no tan roja como debería ser”.

Avalos precisa que “normalmente el jote se iba a los cerros a descansar, ahora los perros los amenazan, la basura los atrae y están ocupando árboles y estructuras en la noche, tienen memoria y si durmieron bien en una antena o árbol, por ejemplo, volverán aunque hayan ido muy lejos a comer. La alternativa de poner estructuras en el vertedero es una solución parche, pues podrían aumentar más debido que tendrán un lugar más cómodo donde dormir y los desechos ahí mismo”, alertó.

Respecto a la poda de árboles, el ecólogo marino es claro: “Es algo negativo desde un punto de vista básico, una ciudad desértica debe hacer los esfuerzos por mantener los árboles. Tampoco creo que está bien si el proyecto que remodelará la plaza plantea plantar palmeras, pinos o eucaliptus, está es una oportunidad para plantar árboles de la zona como el pimiento, , tamarugo, chañar, todos árboles que florecen y que son bonitos”.

Jotes protegidos por Ley

Desde el SAG señalan que el jote de cabeza colorada está protegido por la Ley de Caza (19.743) y está clasificado como beneficioso para la actividad silvoagropecuaria, por lo tanto está prohibida su caza o captura.

Consultada la Secretaría Regional Ministerial de Agricultura, esta repartición informó, a través de Conaf, que cuentan con los profesionales para revisar el tema del manejo sanitario de los árboles, pero que hasta ahora no han sido requeridos para tratar este tema, no obstante están dispuestos a asesorar a cualquier entidad que lo solicite.

Respecto a los jotes y entendiendo que no es un tema especifico del servicio, explicaron que en otras ciudades del norte se han presentado problemas similares que han sido solucionados con diversas técnicas para cambiar el lugar de descanso de las aves, aunque desconocen la opción de poner estructuras en los vertederos.

En relación con la poda de árboles, Conaf señaló que hace algún tiempo se realizó algo similar en Vallenar, sin embargo hay que tomar en cuenta que ambas ciudades tienen suelos y calidad de aguas distintas, además que una técnica no es efectiva para todas las especies, por ello no es recomendable hacer un proceso general, sino que por árbol y en la temporada adecuada.

Corte de energía

Pero el aspecto y excrementos de los jotes no es el único problema. Desde el área de Servicios de CGE, empresa que distribuye la energía en la comuna, señalaron que en 2017 hubo 15 eventos o fallas de suministro provocados por los jotes y que en lo que va de este año ya son tres los episodios en Chañaral. Reconocen que el tema es complejo, “sobre todo en lugares cerca de basurales o de terminales pesqueros, pero entendemos su aporte al medio ambiente, razón por la cual los protegemos reforzando los cables de tensión y colocando ciertas púas para que no se posen en los cables ni torres de alta tensión”.

Administración municipal anterior

En octubre de 2016, cuando se cerró el plazo para postular a la licitación para el proyecto de reposición de la plaza, el historiador Omar Monroy López, recordó en este medio que la última gran remodelación de la Plaza de Armas de Chañaral, se realizó entre los años 2004 y 2005.

Para la gran mayoría de los chañaralinos, según diversas opiniones recogidas -incluidos los foros en las redes sociales- la plaza perdió el encanto y la historia que la caracterizaba, principalmente por la poda de árboles, la instalación de una especie de quiosco de cemento y la destrucción del orfeón y de las antiguas escaleras, quizás una de las intervenciones más criticadas por la ciudadanía.

“Este icono de Chañaral, si bien luce limpio a simple vista, tiene detalles que no la hacen del todo atractiva para los visitantes, debido justamente a la escases de áreas verdes, servicios de buena calidad y aseo en los asientos que están debajo de los pocos árboles que se mantuvieron tras la última remodelación”, publicó 7D en dicha oportunidad.